31 de diciembre de 2014

MI MURCIA QUERIDA Y EL MOËT CHANDON Y EL BUEN GUSTO DE ALEJANDRO

Esta Navidad la hemos celebrado en Murcia con la familia, allí tengo muchos afectos y muchos recuerdos de mi infancia y adolescencia. Muchas risas, muchas veladas, muchos paseos, muchos jumillas, muchas charlas, muchos sentimientos adheridos al alma...
Mi padre era murciano y tenía un gran amor a su familia y a su tierra y lo sentía tanto que lo hemos heredado por vivencias. Pasear por Murcia es pasear por mis raíces, estar en Murcia es estar en mi tierra, estar allí es estar en casa.
En Nochebuena nos reunimos un montón, la familia va aumentando cuando nuestros pequeños crecen así que tuvimos oportunidad de compartir la noche además de con la familia de siempre con otras nuevas personas que han entrado a formar parte de la familia. Por una fabulosa suerte varias personas hablaban lengua de signos, una de ellas profesora y diversa sensorial que estuvo toda la noche hablando con Alejandro dándole tema y el estuvo encantado y yo muy feliz. Ella es un encanto, me recordaba a la profesora que le enseñó lengua de signos.
Nos sentamos a la mesa cada uno donde quiso no hubo esas predeterminaciones de sienta aquí o allí y justo se sentaron juntos, y comenzaron a charlar entre cucharada y cucharada, sin parar. Salimos a fumar y allí lo vi que seguía charlando, terminamos de cenar y todos cambiamos de asiento y allí se colocó frente a el y le seguía hablando. Alejandro es un tío muy adaptable, como está acostumbrado a que nadie hable como el lo vive bien pues se busca la vida para comunicarse y eso ni le frustra ni le hace pasarlo mal porque es algo que vive con el desde que nació. Pero el tener personas con las que compartir un lenguaje fluido le hace poder participar con mas intensidad.
Con la comida como siempre dio buena cuenta de ser el doble de Carpanta y cuando llegó el brindis tomó su copa de Moët Chandon empinó su codo y al terminar dijo: bueno, bueno, que estaba buenísimo, pero lo dijo con tanto entusiasmo y con tal cara de deleite de haberle encantado que nos dio un ataque de risa.
Hoy en la mesa para brindar por que el nuevo año nos traiga salud y felicidad no faltará en nuestras copas Moët Chandon.
A todas y todos los que habéis formado parte de este 2014 con nosotros, os deseamos un 2015 lleno de salud y todos vuestros deseos en realidad.