4 de octubre de 2014

ALEJANDRO YA NO ES UN NIÑO

Alejandro ha crecido no solo físicamente sino como persona. Es muy simpático y sociable, es una buena persona y es feliz, que mas puedo pedir.
Habla muchísimo y quien me iba a decir que lo tendría que callar. La lengua de signos ha sido un vehículo extraordinario para que pueda conectar con el mundo en todos los ámbitos. Sigue inventándose gestos y es muy divertido.
Cuando me siente triste busca en la tele música y se levanta y se pone a bailar porque sabe que me hace risa y otras veces me acaricia o me da besos, es un amor.
En el insti lo conoce todo el mundo, en los recreos ya va con amigos y no solo como al principio.
En casa colabora con todo lo que le propongo, claro que eso lo hace desde pequeño.
Tiene una gran habilidad para adaptarse, si un sitio en el que tiene que estar no le gusta en lugar de estar de mal humor pues está e intenta estar bien y pasarlo bien.
Me siento orgullosa de el y mucho.
A el no le frena el ser diferente, aprendió que no se puede relacionar con todo el mundo porque hay gente que le da de lado pero a esos los dejó hace mucho tiempo por el camino pero hizo un gran aprendizaje y cuando ve que a alguien le dejan de lado tiende su mano. En realidad el aprendizaje que hizo de que lo discriminaran es impresionante y que ya quisieran muchos adultos que conozco haberse desarrollado así con esa sensibilidad.
Tiene una memoria visual extraordinaria, esto si que me alucina y lo tiene desde muy pequeño, cuando vamos de viaje y nos perdemos, el se encarga de hacerme retomar el camino adecuado y es alucinante, se orienta el tío mejor que yo.
Tengo que contar muchas cosas y lo haré, he tenido abandonado el blog por no tener ordenador entre otros motivos.
Saludos