30 de enero de 2010

VACACIONES SIN MOCHILA

Los acontecimientos intentan aplastarme pero no les dejo, día a día mi incompresión sobre lo que los demás actuan va en aumento, intento comprender a los seres humanos pero me quedo a kilometros; parece todo un gran absurdo.
No estoy deprimida ni triste simplemente no entiendo la vida, y además no me gusta. Esto no quiere decir que no sea feliz y que no disfrute y que todos los días me ria a montones.
Esta maraña de la existencia me enreda demasiado, a veces se pasean pensamientos que lejos de venir cargados de esperanza vienen a enseñarme una realidad no derrotista pero si kármica, es decir, que será lo que tenga que ser aunque te dejes la vida en que sea de otra forma.
No entiendo, no lo entiendo, no entiendo nada. No comprendo el mundo interior de los demás, no entiendo que pensamientos les llevan a hacer lo que hacen. Es como si tuviese un brote dentro de mi adolescente y hubiese dejado de comprender el mundo.
Las personas te encasillan, te enjuician, te mandan, te juzgan, te ....
Todos esperan de mi ..... pero despues.....
Seguro que necesito unas vacaciones pero sin mochila.

4 comentarios:

DangerBrown dijo...

No intentes comprender, porque al final las cosas caerán por su propio peso... y entonces verán que se han equivocado.

No desesperes.

Luna. dijo...

Si, estoy de acuerdo con DangerBrown, todo cae por su propio peso y cuando menos se lo esperan.
Todo el mundo tiene que tragarse sus palabras alguna vez, ¡y si puedes verlo mejor que mejor!
Un abrazo!

sarah dijo...

Carmen, como tú dices, a veces tenemos brotes de adolescentes, de niños, de ancianos. Porque a veces las cosas nos superan, quizá porque estamos en el límite, o porque andamos con cansancio viejo. Tal vez logremos comprender a los otros mañana o pasado, que de seguro llegará el momento.
Besos

Carmen,mama de Ale dijo...

Gracias